Escribimos para jueces ocupados

Recuerdo que hace unos años trabajaba en un Juzgado Federal, en la Secretaría de Ejecuciones Fiscales. Éramos 6 empleados para ... 11.000 (sí once mil) expedientes. En ese trance aprendí la importancia de la brevedad.

Los jueces son los primeros destinatarios de nuestros escritos y están ocupados, sobrepasados por la cantidad de expedientes que pululan por el Juzgado. Es nuestra responsabilidad facilitarles el trabajo, a la vez que mejoramos la defensa de los derechos de nuestros clientes.

Que el juez sepa desde el comienzo, si es posible desde el título, qué queremos con nuestro escrito. Como dicen los americanos "have a point, get to the point". El escrito tiene que tener un sentido, un objetivo, y exteriorizarlo de entrada.

Si se puede decir con diez palabras, no usemos once y esforcémonos para decirlo con ocho. Como dice un amigo "si tenés razón, podés demostrarlo en la primera carilla y media de tu escrito".

Saludos para todos,